Webinar aborda realidad sobre Pobreza Energética y Ruralidad

0
20

Webinar aborda realidad sobre Pobreza Energética y Ruralidad

 Seminario web organizado por la Seremi de Energía, y en el que participaron diversos expositores ligados al tema, buscó presentar la situación regional, abriendo el debate sobre los roles y los mecanismos para el desarrollo de iniciativas en este ámbito.

Con significativas exposiciones que abordaron la calidad en el acceso a la energía y las desventajas del mundo rural, desafíos y oportunidades, entre variados otros tópicos, la Secretaría Regional Ministerial de Energía Maule desarrolló el Webinar: “Pobreza Energética y Ruralidad”, espacio que reunió a diversos profesionales que presentaron la realidad del tema en la región, iniciativa en la que participaron más de 120 personas.

 De esta forma, en el seminario web se abordaron los siguientes temas: “Pobreza energética en Chile: desafíos y oportunidades”, a cargo de Rubén Calvo, investigador de la Universidad de Chile y profesional de la Red de Pobreza Energética; “Medidas de Pobreza Energética y la desventaja en el sector rural”, presentado por Carlos Villalobos, académico Universidad de Talca y Coordinador Red de Pobreza Energética (REDPE), región del Maule; “Pobreza Energética y Políticas Públicas en el Contexto Rural”, expuesto por Javiera Inostroza, profesional de la División de Acceso y Desarrollo Social del Ministerio de Energía; “Energía, Género y Ruralidad. Experiencia de Conversatorios con Mujeres de Sectores Rurales del Maule”, trabajo que presentó María José Pino, Encargada Procesos de Diálogo, Participación Ciudadana y Género, Seremi de Energía Maule y “Habitabilidad rural y eficiencia energética”, presentado por Carla Cabrera, Jefa del Departamento de Planes y Programas del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, región del Maule.

 En términos generales la pobreza energética es una forma de comprender los diversos problemas asociados al acceso y uso de la energía en los hogares y de acuerdo a lo indicado por los expertos, se debe abordar desde un enfoque multidimensional y sistémico. Hoy la pobreza energética se reconoce como un problema con múltiples variables y complejo en el cual el acceso a las fuentes de energía y tecnologías necesarias, los estándares de calidad del suministro, el gasto asociado y el impacto sobre los ingresos familiares, el uso y gestión de la energía y las condiciones estructurales de la viviendas, son dimensiones centrales que se deben abordar.

Al respecto, la Seremi de Energía Maule, Anita Prizant, indicó que al hablar de energía generalmente la comunidad no percibe el tema como transversal a la vida diaria, se esté hablando de energía eléctrica, térmica u otra. “La escasez de energía limita el desarrollo de la comunidad en temas como energía eléctrica, agua potable, calefacción  y educación, entre tantos otros temas, y en una región como el Maule, con una alta ruralidad, se hace especialmente importante estudiar los efectos y las carencias de energía en la comunidad. Por esto, estamos muy satisfechos de haber liderado el tema en la región y seguiremos trabajando para avanzar en las diferentes brechas detectadas y aportar al mejoramiento de la calidad de vida de cada familia”, dijo la autoridad regional.

 

En la oportunidad, Carlos Villalobos dio a conocer dos categorías de pobreza energética que serían pertinentes dependiendo del propósito que se desea obtener tras su medición. Los objetivos de la medición pueden bien ser para la planificación de la política energética y su articulación con el resto de la política social y de fomento productivo del gobierno, o bien, para co-ayudar a resolver los problemas de pobreza de la población. El académico ejemplificó su propuesta presentando los resultados de un Índice de Pobreza Energética Multidimensional (PMEPI) para Chile. Finalmente, llamó la atención sobre la necesidad de definir participativamente el concepto, en cuanto a sus dimensiones y ponderadores, eso sí, escuchando principalmente a las personas en desventaja.

Si bien a nivel nacional cerca del 99,6% de la población cuenta con acceso a electricidad (resultados mapa de vulnerabilidad energética 2019, Ministerio de Energía),  las zonas rurales presentan mayores brechas y concentran a las cerca de 25.000 viviendas que aún no cuentan con este suministro básico, de las cuales menos de un 5% se ubican en la región del Maule, donde no cuentan o no es estable la conexión eléctrica.

Si se observan otros servicios energéticos como calefacción o agua caliente, tanto la cobertura como el gasto en estos energéticos es variable según la zona geográfica.

En la región del Maule el 27% de la población reside en zonas rurales, por lo que es fundamental que los distintos actores involucrados en el desarrollo rural aporten a reducir las brechas existentes. De allí la necesidad de efectuar este tipo de encuentros y abordar el tema para apreciar el rol de todos los actores, para así dar paso al trabajo conjunto entre instituciones para la futura realización de acciones en la región que permitan abordar el tema de forma oportuna y visualizar soluciones concretas.