«No existe límite de edad»: la respuesta de SBIF al caso de jubilada que quedó sin tarjeta

0
626
respuesta

La respuesta que dio  Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF)  al entrar a la discusión para intentar zanjar la discusión respecto de la regulación de ciertos productos financieros y la eventual existencia de límites de edad para suscribirlos.

Lo anterior, a raíz de la carta al director que escribió el pasado viernes , la señora Ilka Soza, de 78 años, a quién su banco no renovó su tarjeta de crédito.

La docente normalista jubilada explicó su situación. “Quiero relatarle cómo terminaron mis pretensiones de renovar mi tarjeta de crédito en la voz de mi ejecutivo: Su tarjeta con fecha de vencimiento 07/18 no se renueva. No se otorga a los mayores de 72 años. Motivo: La edad. Causa: El riesgo. Razón: Mi posible deceso. Culpables: Las compañías de seguros. Víctima: Yo”, acusó.

Frente a ello, la SBIF recalcó “que no existe normativa que exija un límite de edad para suscribir productos financieros”.

“La SBIF exige a los bancos y emisores de tarjetas que evalúen el riesgo de cada cliente en función de su capacidad para cumplir con sus obligaciones de pago”, añadieron.

Por lo anterior, desde la perspectiva de la entidad, no existe un límite de edad para entregar productos y, más allá de los requisitos legales que rigen para todas las personas, cada institución determina los términos y condiciones bajo los cuales los entrega, señalaron.

“Los derechos de los adultos mayores, y de todo consumidor en materia financiera, están resguardados por la Ley de Protección de los Derechos del Consumidor“, advirtieron.

Allí reveló que todo surgió por su interés en contratar Netflix. Por lo mismo, en la misma misiva agradeció el ofrecimiento de la empresa para darle acceso de forma gratuita, el cual también rechazó. “Mi deseo es pagar por el servicio, pero agradezco el gesto”, admitió.

También gratificó con sus palabras a los empresarios que la contactaron para ofrecerle sus tarjetas y recursos de pago. Igual los declinó. “Después de más de 45 años de trabajo, me resisto a aceptar donaciones gratuitas que podría solventar”, aseguró.

“No busco caridad. No espero conmiseración ante el deceso. Soy pasajera viva , ¿que espera ahora? decirle a mi ejecutivo bancario, Sólo quiero renovar la tarjeta de crédito. La mía y la de otras personas de mi edad que caminan conmigo”