Homenaje de la escuela “SANTIAGO URRUTIA” de Parral al poeta Pablo Neruda, ofrecido por el Director de esta unidad educativa.

0
86

Homenaje de la escuela “SANTIAGO URRUTIA” de Parral al poeta Pablo Neruda, ofrecido por el Director de esta unidad educativa.

Cuando en estos días estamos recordando el Centésimo Décimo Sexto Aniversario del nacimiento terrenal del Poeta Universal, está en nuestro recuerdo su gran legado, la historia de su compromiso con su Patria, latente en la actualidad en el fulgor de su poesía.

            Neruda nació en Parral en 1904 y fue un Poema al compromiso con la belleza de la palabra y un compromiso con el ser humano, un compromiso con el mundo.

Neruda fue un testimonio de la grandeza de la palabra hecha poesía, puesta al servicio de todos los hombres. Esa fue su mayor grandeza: comprometerse con lo cual pocos quieren comprometerse, sobre todo en el tiempo actual.

La Escuela “Santiago Urrutia Benavente” de Parral rinde hoy Homenaje a los 116 años de su Natalicio, y elevamos nuestros versos que surcan por la tierra en la cual descansa su madre.    Qué los siguientes versos sean un Homenaje al Poeta Universal.

“Cada día nuestro Horizonte se adormece dulcemente, acunado en el incierto portal del último Rayo de Luz…

 Cada día nuestro Espíritu se despierta para reclamar un trozo de luz y de sombras…

 Cada día nuestros sueños vuelan lejanamente hacia la infinita inmortalidad de la Poesía…

 Así, con la luz en los ojos y la fuerza en las manos, nuestro mundo se expande hacia la profundidad de nuestro Espíritu…

 Poesía, dame la sencillez del agua para comprender el señorío de la Lluvia…

 Poesía, dame la nobleza del aire para entender los caminos de la Libertad…

Dame la placidez de los sueños para abrazar mis ideales de agua y aire, adormecidos en la madrugada de todos los días…”

            Neruda cantó al mundo, cantó a la Humanidad, Neruda cantó a la esperanza…

Pablo Neruda, gracias por tu entrañable amor a la vida, gracias por tu Poesía celestial hecha de pan, vino y esperanza… Neruda, simplemente, gracias…